Resulta inaceptable que la República Dominicana continúe en la lista de los pocos países del mundo que prohíben el aborto de manera absoluta y que tampoco ofrece educación sexual en las escuelas con carácter laico, científica y de calidad. Resulta indignante que frente a las grandes amenazas del ZIKA, la respuesta del Estado sea transferir la responsabilidad a las mujeres exigiéndole que no se embaracen,  en vez de asumir políticas orientadas a preservar su salud, su vida y su integridad, como por ejemplo, mejorar el acceso a métodos anticonceptivos. 

¡Este 8 de marzo no queremos flores queremos respeto para las mujeres!

C/ José Gabriel Garcia #501 Esq. Calle Cambronal Ciudad Nueva, DN, República Dominicana, 89113
(809)527-0145