Campañas de la Colectiva

La violencia contra las mujeres constituye una emergencia nacional desde cualquier ángulo que se mire. En términos de salud, la morbi-mortalidad por violencia supera con creces todas las enfermedades bajo control epidemiológico en el país.

 

En términos judiciales, esta violencia ha desbordado el sistema de justicia con su elevadísimo número de casos, cuya atención demanda una gran cantidad de recursos humanos y materiales a un sector ya de por sí agobiado por la estrechez económica. En términos psico-sociales deja tras sí una estela de mujeres torturadas, de niños y niñas traumados por la violencia o dejados huérfanos por los feminicidios. En términos dederechos humanos constituye una violación cotidiana de los más elementales derechos de las mujeres (a su integridad física, a vivir libres de coacción y violencia, a no sufrir malos tratos y torturas, etc.). La respuesta claramente insuficiente del Estado ante la magnitud del problema constituye en sí una violación de los compromisos adquiridos por el país con la ratificación de numerosos convenios internacionales de derechos humanos.

Mientras las cifras de violencia de género colocan al país entre los primeros lugares a nivel internacional, en el Congreso Nacional se sigue objetando la tipificación del feminicidio y persiste la incertidumbre ante la posibilidad de que se impongan retrocesos a la ley de violencia. Es hora de que los tomadores de decisión superen de una vez por toda su actitud irresponsable frente al problema y pongan en marcha medidas idóneas contra la proliferación de armas de fuego, contra la tolerancia social frente a la violencia masculina, contra la indefensión de las mujeres ante un sistema de justicia incapaz de dar respuesta a sus necesidades.

Es preciso que todos y todas reconozcamos que en la matriz del problema de la violencia se encuentran las actitudes machistas que siguen prevaleciendo en la sociedad dominicana. Urge cambiar el paradigma cultural de la autoridad y el control masculinos sobre las mujeres, evidenciar su carácter opresor y promover nuevos modelos de masculinidad. De ahí la importancia de incluir estos temas en el currículum escolar y de realizar campañas amplias de sensibilización a través de los medios de comunicación, dirigidas a contrarrestar el machismo cultural y a promover la equidad de género.

La violencia machista no es solo un problema de las mujeres, sino de toda la sociedad dominicana. Demandamos de las autoridades que, aunando esfuerzos con la sociedad civil, asuma su responsabilidad frente a esta grave crisis nacional.

 

Boletin-femicidios-03-12
reporte-feminicidios-Octubre-2012-
mapa-feminici-ene-jun-2012
mapa-mortalidad-mater-2012-alta-01
mapa-mortalidad-mater-2012-alta-02
feminicidios-2012-02
feminicidios-2012-01
Feminicidioseneanov2013
reportefeminicidioseneroajunio2014
convocatoria-web-ok
ni-una-muerta-mas-feminicidios-baja-01
Postales-Codigo-Penal-2014-feminicidios-01
Postales-Codigo-Penal-2014-feminicidios-02
Postales-Codigo-Penal-2014-feminicidios-04
Postales-Codigo-Penal-2014-feminicidios-05
Postales-Codigo-Penal-2014-feminicidios-03
Postales-Codigo-Penal-2014-feminicidios-08
Postales-Codigo-Penal-2014-feminicidios-07
Postales-Codigo-Penal-2014-feminicidios-09
Postales-Codigo-Penal-2014-feminicidios-06
Postal-victima-de-feminicidio-01
Postales-Codigo-Penal-2014-feminicidios-12
PostalfeminicidioOctubre01
Postal-feminicidio-Octubre-2014-03